Header Ads

DIGUEU-ME

Digueu-me agricultor quan el mot es desperti i cruixi la paraula. Permeteu-me cultivar el meu camí, posar-hi colors a les foscors que se’m preparen, endolcir les passes si encara sumen i no vaig enrere. 

Tanqueu els ulls en l’equilibri que m’imposo tot just quan neix el dia i respireu de nit, quan guardi el trapezi en el cove de la lluna.   

No em maldo sol ni m’esperono a caure al buit, no em malmeto sol a les contrades que diviso, ni endevino el joc que em neguiteja cada cop que cerco el blanc i quelcom el rebateja escopint la llum del meu paisatge.

Digueu-me pel meu nom quan la paraula s’hi escaigui i la sanefa del meu rostre m’interpreti. I en l’espai de relligar les lletres i la cara, de saber del tot segur que us sóc davant, deixeu-me un pam del cel que us vaig pintar una tarda. No ho faig de mala fe ni actuo amb covardia. És, tan sols, que no dormo de nit ni visc de dia. 

Avui us regalo una cançó del Biaggio Antonacci que es diu “Il cielo ha una porta sola”. Us la tradueixo i us demano que escolteu i mireu el vídeo que pertany a la pel·lícula italiana “Ex”

EL CIELO TIENE UNA SOLA PUERTA

Oye, ¿cómo va? ha dejado de hacer viento, considera que en mi es primavera hace media hora, el cielo tiene una sola puerta. Has dejado de hacer daño a tus frágiles pensamientos, has comenzado a hacer paz contigo misma tú, y no vives todo siempre en sombra…

Tú me gustas… tú me dices: no soy capaz de amarte cómo quieres.

Escribirte desde aquí, que es también tierra tuya, es como hacerte respirar aquello que respiro, el barco blanco de cada hora.

Tú me gustas… tú me dices: no mereces mi peor parte… no, ¡tú no!

Y no es por darte prisa, y no es por la distancia, todo vivo y vive sin ti. Yo te escribo para sentir, yo te escribo sin tiempo, podría también no recibir. Que lo que yo siento por ti… es fuerte, lo que yo siento por ti es siempre que 


Tú… me gustas… tú me dices: no soy capaz de amarte.  

Ahí ¿qué tiempo hace? tu estarás ya en el mar, tomate tu tiempo y no te sientas con culpas nunca, la voluntad decide aun. Tú me gustas… tú me dices.

El cielo tiene una sola puerta… ¡ábrela!...

Amb la tecnologia de Blogger.