Header Ads

HAVENT LLEGIT EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS


Va ser el llibre qui em va venir a buscar. Si. Fa pocs dies. Era al despatx de casa i em va caure als peus. Era en una pila amb més llibres pendents d’ordenar però va ser ell, tot sol i sense avisar als altres, qui es va llençar als meus peus. I vaig pensar que ell, el llibre, tenia el desig que l’obris de bat a bat i entrés en aquesta finestra de paraules que animava els meus ulls. 

Naguib Mahfuz és un dels meus autors predilectes. Tinc gran part de la seva extensa obra. Aquest egipci em fa gaudir com pocs, m’enamora en cada paràgraf i em sorprèn en moltes de les seves frases.  Defineix amb petits detalls als seus personatges, que en molts casos viuen a El Caire en situacions extremes, i dibuixa uns paisatges que acabés imaginant paraula a paraula.

El llibre que em va caure als peus, i que he rellegit amb plaer, era “El callejón de los milagros”. L’amalgama de protagonistes en aquesta obra és rica i extensa. Mahfuz ens situa al carreró Midaq que és al bell mig de la capital egípcia. Allí hi ha un cafè on els homes s’hi troben per prendre el té i recitar bells poemes. El carreró és inundat de colors i olors i en ell hi conviuen un venedor de caramels, un dentista, una noia jove molt maca o una pastissera entre altres. Amb tots aquests ingredient, el carreró i els seus habitants, Naguib Mahfuz crea una trama narrativa tan especial que quan el llibre s’acaba encara niuen al cap del lector tots els elements llegits i imaginats. Comparteixo un fragment del llibre i us recomano que el llegiu. 

...Su rostro blanco y rosa despedía una luz alegre y la barba rubicunda lo envolvía de un halo lunar. En contraste con la solidez de su calma, todo el entorno daba la impresión de ajetreo e inquietud. La pureza y limpidez de su mirada hablaba de fé, bondad, amor y desinterés. Podría argüirse que después de su fracaso en la universidad se vio forzado a renunciar a los honores y que perdió la esperanza en lo perecedero de este mundo. Después de ver morir a todos sus hijos, no había tenido más remedio que compensar su penosa pérdida refugiándose en el reino del amor y la generosidad para cobrar ascendiente sobre el corazón del prójimo. Pero el mundo está lleno de desgraciados como él. ¿Y cuántos han hecho lo mismo? ¿cuántos se han hundido en la locura? ¿Y cuántos vuelcan la copa de su rencor contra cielos y tierra?.

Fuera cual fuere el secreto drama de su alma, su sinceridad era indudable. Era sincero en su fé, en su amor y en su generosidad. En cambio, resultaba extraño que hombre de bondad y generosidad tan reputada (y su reputación había llegado muy lejos) se comportara con tanta dureza y brusquedad, con tanta aspereza y grosería en su propia casa. Se dirá, sin duda, que obligado a renunciar al poder real en el mundo, lo ejercía sobre el único ser sometido a su voluntad, su esposa. Que compensaba su avidez insatisfecha mostrándose duro con ella. Pero hay que tener en cuenta las circunstancias de su medio social y de su época, las costumbres y la filosofía que regían, en su ambiente, la condición femenina. La mayoría de las personas de la clase social a la que pertenecía Husaini creía que a la mujer había que tratarla como a una niña, que esta era la única manera de hacerla feliz. Y lo cierto era que su esposa era la primera en estar convencida de que no tenía motivo de queja: estaba muy orgullosa de su marido y se consideraba una esposa feliz...

2 comentaris

Pere Sans ha dit...

Quin tros de llibre. A mi em va encantar. Tot bé amic meu?

Oscar Ramírez ha dit...

Oh! capitán! mi capitán! Si, tot bé.

Amb la tecnologia de Blogger.